Elogio de la monotarea

09 julio 2019

A las 10 de la mañana, ya había leído y respondido a 16 correos electrónicos, comprobado las estadísticas de mi cuenta de Instagram, pagado una factura, sincronizado mi cuenta bancaria con mi programa de contabilidad, actualizado los plugins de 12 sitios web, telefoneado a mi colega, charlado con un amigo en una oficina vecina, preparado un café y consultado las noticias.

Y muchas de estas cosas, las hice simultáneamente.

Uno de los efectos secundarios de la tecnología moderna, y de las herramientas que utilizamos para comunicarnos hoy en día, es que fomentar hacer más de una cosa a la vez. Ver una película y intentar mantener una conversación. Para leer las noticias y Escuchar música. Pasar de un sitio web a otro.

No sólo multitarea, sino mega-multitarea.

Creo que hay tres avances tecnológicos que han tenido lugar en los últimos 30 años o así y que, combinados, nos llevan a realizar varias tareas a la vez. Si tomamos estos tres factores por separado, la mayoría de la gente diría que son cosas buenas. Pero cuando se combinan, una consecuencia no deseada es nuestra obsesión malsana por hacer muchas cosas a la vez.

Creo firmemente no sólo en vivir con la tecnología, sino en cuestionar nuestra relación con ella. Porque solo cuando comprendemos realmente lo que nos está haciendo -cómo estos factores, por lo demás buenos, se combinan para causar consecuencias imprevistas (normalmente negativas)- podemos ajustar nuestros hábitos para tener una vida más feliz y menos estresante.

Veamos estas tres cosas de una en una.

La primera es talla.

Si echamos la vista atrás y vemos cómo ha evolucionado la tecnología, es obvio que la mayoría de las cosas se han hecho más pequeñas.

Por ejemplo, el teléfono. (No sólo solía tener unos 30 centímetros cuadrados y pesar tanto como una pequeña pila de libros...)., también solía ser atado a una pared. No hay posibilidad de tomar una con tú - tú sólo tenías que vigilar el pasillo de casa durante dos horas después de clase para poder seguir la conversación con tu mejor amigo que habías empezado esa tarde en persona...).

Ahora cabe en el bolsillo y no hay que atarlo.

Luego están los reproductores de música. La televisión. Agendas de escritorio. Los libros.

Probablemente esté empezando a ver un patrón. La mayoría de estos ejemplos no sólo se han hecho infinitamente más pequeños, sino que también se han subsumido en un solo dispositivo. Y este único dispositivo (tu teléfono) alberga los siguientes departamentos:

Un mostrador de previsiones meteorológicas. Un mostrador de compra de entradas para conciertos. Un cine. Un taller de arte. Su entrenador deportivo. Tu despertador. Tu libro de cabecera. Todo un ejército de famosos leyendo tus historias favoritas, sólo para ti. La enciclopedia más grande del mundo. Un atlas estelar. Un departamento de imagen de altísima tecnología. Un espejo. Cualquier libro de recetas que se te ocurra. Manuales de instrucciones de todos los aparatos que posea.

Ahora que todos estos departamentos y funciones individuales (antes separados y normalmente muy grandes) están al alcance de la mano (o pegados a ella) durante todo el día, no es difícil entender por qué nos hemos convertido en una sociedad megamultitarea. Consulte las previsiones y reservar un billete (mientras que escuchando a Stephen Fry leyéndote). Ver la película y comprueba los kilómetros que has recorrido a pie o en bicicleta ese día.

A continuación Velocidad.

Esto solía promocionarse como un gran beneficio para la sociedad, y a menudo sigue siéndolo. Piensa en los divertidísimos anuncios (si eres lo bastante mayor o has visto suficientes libros antiguos) sobre lo maravilloso que será cuando podamos cruzar el Atlántico (en enormes aviones de tela y acero remachado), en menos de 30 horas, mientras comemos una deliciosa comida... O aquellos anuncios estadounidenses de lavavajillas de los años 70 que significarían que todos tendríamos toneladas de tiempo libre mientras nuestras máquinas hacen todo el trabajo duro por nosotros.

Pero lo que estos primeros anuncios no entendían (o convenientemente no mencionaban, al fin y al cabo estaban intentando vender billetes de avión y lavavajillas) es la tendencia humana de que si una cosa puede hacerse más rápido, haremos más cosas en el tiempo disponible. Así que no acabamos teniendo más tiempo libre, como sugerían, sino que acabamos sintiéndonos un poco más estresados. Porque escribimos correos electrónicos mientras que viendo las noticias Ver las noticias mientras que alguien está tratando de tener una conversación con nosotros.

Y, por último, está sencillez.

En los últimos 30 años, muchas cosas en la sociedad se han vuelto enormemente menos complicadas. Y la mayoría de la gente diría que eso es bueno.

Pagar por cosas (solía ser: extendiendo un cheque; ahora: agitando una tarjeta).

Comprar cosas (solía ser: caminando a las tiendas; ahora: haciendo clic en una pantalla).

Hablar con más de una persona (solía ser: llamándoles uno a uno por teléfono fijo, si estaban; ahora: mensajes de grupo de WhatsApp, Facebook, Twitter, etc.

Sin embargo (siempre iba a haber un sin embargo en este artículo), cuando se combinan las tres cosas anteriores... talla, velocidady sencillezla obvia consecuencia no deseada es que todos empezamos a hacer varias cosas a la vez. Todo el tiempo. Desde que nos despertamos hasta que nos acostamos (y más allá).

Y puede ser agotador.

Pero no todo está perdido.

Tras cuestionar la forma en que nuestros dispositivos nos aceleran y nos estresan, podemos elegir hacer las cosas de otra manera. A veces, decidir hacer una sola cosa a la vez puede hacernos sentir increíbles.

Ir a un concierto es un buen ejemplo.

Puedes ir y disfrutar del concierto por méritos propios, o puedes (como hacemos la mayoría de nosotros) mediar esa experiencia a través de la pantalla de un smartphone. Como estamos tan acostumbrados a hacerlo todo a través de nuestros teléfonos inteligentes, decidir conscientemente no hacerlo y disfrutar del momento puede ser una experiencia profundamente conmovedora.

O toma lectura. Como comenté en mi última entrada del bloglo maravilloso de los libros es que tienen aristas... aristas que nos impiden pasar inmediatamente de la absorbente experiencia de la lectura a (digamos) enviar un correo electrónico o consultar nuestro feed de twitter.

Acurrúquese con un buen libro y piérdase completamente en él.

Y, por último, está la carta escrita a mano. Sí, ahora podemos enviar un correo electrónico a un amigo de Nueva York en dos minutos, o un WhatsApp a veinte personas en diez segundos, o enviar un mensaje a todos nuestros amigos en cinco, pero no hay nada mejor que escribir una carta a un amigo íntimo con calma y detenimiento, seguida de un paseo tranquilo hasta el buzón.

Hay unre innegables beneficios para todos nosotros de los asombrosos saltos tecnológicos que se han producido en los últimos treinta años, pero a veces, por nuestra propia cordura, merece la pena retroceder en el tiempo, ir despacio y volver a conectar con las formas más antiguas, sencillas y lentas de hacer las cosas. Como escribir cartas. Y saboreando los momentos que traen.

Nuevos diseños próximamente.

Sea el primero en verlos.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0.00
es_ESSpanish